Estalló la interna ortomolecular: si bien Moria Casán niega haberse alejado del doctor Rubén Mühlberger –exponente local en dicha medicina–, la diva confesó al diario LIBRE: “Me tomé un descanso, pero la diva de la clínica soy yo”. Sus dichos llegan cuando se habla de que Mühlberger estaría interesado en sumar a Susana Giménez como clienta, la codiciada paciente del doctor Máximo Ravenna, con el que el médico de Moria sostiene una intensa disputa.


“No estoy peleada con el doctor, solo me tomé un mes y medio de descanso, pero ah

ora retomo”, aclaró Moria a LIBRE, cuando se hacían cada vez más resonantes los rumores de un quiebre en la relación que mantenía con Mühlberger –el impulsor de este novedoso método–, fogoneados luego de que Casán se reconociera “diva ortomolecular”.

Pero los tiempos cambiaron, y según pudo chequear este medio, hubo un pedido explícito de la madre de Sofía Gala para que no se la volviera a llamar de ese modo en ciertos programas de TV. “El doctor viaja mucho, y yo quiero tener su atención”, justificó su ausencia la diva, aunque un allegado a ella le deslizó a LIBRE: “A Moria le molesta la cholulización de su médico”.

Casán negó sentirse incómoda ante un eventual acercamiento a Giménez: “El doctor puede tener a todas las estrellas, pero la figura de la clínica soy yo. Él me llama a mí, soy su alma gemela. Él no va a mendigar clientes”, recordó la jurado del Bailando.

Cuando este medio se comunicó con Mühlberger, el doctor aseguró que no hubo una propuesta concreta a Susana, pero reconoció que “estaría muy feliz si ella viniera a la clínica. Me considero un buen médico para tratar su tema corporal, no le diría que no. Además, Giménez es una figura que me atrae mucho, y entonces tendría a la rubia y a la morocha”, se ríe, aunque se esmera en dejar en claro que “no soy para nada cholulo”.


De su relación con Moria, aseguró que los une una amistad “muy profunda”, y que entre ellos está todo bien. Con el que está todo mal, es con Ravenna: hace casi dos meses, los profesionales se cruzaron feo en el programa de Roberto Pettinato. El presunto interés de Mühlberger –que además de Casán, tiene como clientas a Catherine Fulop y a Luciana Salazar, entre otras– en sumar a su clínica a la diva de los teléfonos, sería también parte del enfrentamiento entre estos dos especialistas –la conductora de Telefe se atiende con Ravenna.

El médico ortomolecular purga motivos para confrontar: “Con esto no pretendo desafiar a Ravenna. Yo practico el budismo, no puedo tener rencores. A lo sumo, siento lástima por él”, disparó Mühlberger.

0 comentarios

Publicar un comentario

♪Dejanos Un Comentario...♫